Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

AMENAZA DE CIERRE

El alarmante incremento de casos de COVID-19, a lo que muchos le llaman la segunda oleada, y con ello el colapso de las salas de Unidades Cuidados Intensivos (UCI), mantiene a las puertas de un nuevo confinamiento, especialmente al Valle de Sula, norte de Honduras.

El reporte diario arroja al menos una veintena de fallecidos por el virus en todo el país, donde los contagios suman 140 mil 929 y 3 mil 447 decesos en 320 días de pandemia, según datos oficiales.

Solo el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), en San Pedro Sula, informó la muerte de 18 pacientes en los últimos cuatro días.

Este nosocomio sampedrano reporta 218 personas hospitalizadas, de los que 69 permanecen estables, 57 inestables, 84 delicados y ocho en salas UCI.

A la par, los demás centros sampedranos informan que sus salas COVID permanecen llenas e incluso han tenido que abrir más cupos por la demanda de los últimos días.

Médicos de la costa norte han hecho llamados angustiosos a la población para seguir las medidas de distanciamiento y uso de mascarilla. Tal es el caso de Carlos Umaña, quien pidió a la Mesa Multisectoral que tome medidas diferenciadas con el Valle de Sula.

“Las cosas se han complicado más, no tenemos cupo y están muriendo muchas personas que están afrontando serios problemas al no obtener una ventilación mecánica”, exclamó.

Umaña subrayó: “A la mesa multisectorial, tomen una medida vigorosa en relación con el Valle de Sula o aquí se apilarán los muertos. Tienen que separarse del resto de las comunidades del país y controlarlos estrictamente por dígitos o de lo contrario la situación será tan caótica que habrá que cerrar completamente la economía del Valle de Sula”.