Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

Cádiz y Anthony Lozano reciben a un desesperado Barcelona

Ronald Koeman, después del decepcionante empate del Barcelona el pasado lunes en el Camp Nou ante el Granada (1-1), puede beneficiarse del apretado calendario liguero para no alargar demasiado el debate sobre las carencias del equipo y hoy  tiene la oportunidad de mejorar la imagen en el estadio Nuevo Mirandilla, donde le espera un Cádiz relanzado tras sumar su primera victoria del torneo, la lograda en Vigo ante el Celta (1-2).

La formación andaluza espera repetir la hazaña lograda la pasada temporada, cuando los pupilos de Álvaro Cervera derrotaron a los catalanes por 2-1 en una de las sorpresas de la competición.

Los gaditanos intentarán aprovecharse de la situación convulsa que se vive actualmente en la entidad azulgrana por los malos resultados y, además, el triunfo obtenido el pasado viernes en Vigo ha supuesto una descarga de oxígeno de un Cádiz que no conocía la victoria hasta entonces.

Cervera quiere que su equipo se muestre con la solidez presentada en el primer tiempo contra el Celta, cuando sujetaron bien a los gallegos y anotaron sus dos goles. En cambio, en la segunda parte el conjunto gaditano sufrió lo indecible frente a los célticos, que encerraron al Cádiz en su área y dispusieron de variadas oportunidades para remontar e incluso ganar, incluidos dos remates al larguero.

En el Cádiz, no podrán estar en este partido los ya habituales lesionados José Mari Martín-Bejarano y Jon Ander Garrido.

El técnico ha aludido este miércoles a que tiene clara la alineación que opondrá a los azulgrana y que no la condiciona a la que pueda conformar el domingo ante el Rayo Vallecano en Madrid, ya que se ciñe a sus «malas experiencias» con las rotaciones y, por ello, reiteró que solo piensa en el partido del jueves.

La falta de un relevo para el banquillo, la sucesión de partidos cada tres días hasta el 2 de octubre y una indemnización de 12 millones de euros en caso de despido, son los tres elementos que ahora mismo aún sustentan a Ronald Koeman en el banquillo del Barcelona, que se enfrentará al Cádiz este jueves con un estado anímico convulso tras la derrota ante el Bayern de Múnich y el empate ante el Granada.

Y, lo de menos, son los resultados para un club que esta temporada ya es consciente de que no forma parte del primer escalón del fútbol europeo. Lo que más duele al seguidor azulgrana son las maneras, la pérdida del estilo de juego que ha caracterizado al Barça, la impotencia de no ser capaz de plasmar una idea que vaya más allá de colgar balones al área buscando un milagro.