Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

Paulina Rubio continúa librando batallas legales en la corte de Miami, pues además de su disputa con Nicolás Vallejo-Nágera por la custodia del hijo que tienen en común, Andrea Nicolás, ahora la cantante enfrenta una demanda civil.

Según se informó, el empresario David Alvarado asegura que la “Chica Dorada” le debe una fuerte suma de dinero por su servicio de representación artística.

Según consta en una demanda civil presentada en la corte de Miami, el empresario David Alvarado manifiesta que, a través de un acuerdo verbal realizado en mayo del 2019, Paulina lo contrató a él y a su agencia de consultoría para que le manejara la carrera ese mismo año y la asesorara en la realización de una gira musical, así como en las negociaciones de una película biográfica que pactó con la empresa Live Nation Entertainment.

Alvarado también argumenta que la artista mexicana se comprometió a pagarle 7 mil 500 dólares mensuales por sus servicios, ya que la propia empresa de Paulina, Link Productions, desaparecería y necesitaba que alguien la representara.

David Alvarado manifestó que él cumplió con su parte del trato y hasta hizo más cosas por ella, como contactarla con un promotor en México de nombre Charly de la Torre para cerrarle conciertos en ese país, además de pagarle un videoclip y acompañarla a juntas de trabajo en Venezuela, así como impulsar el lanzamiento de su nuevo sencillo y conseguirle posibles guionistas y escritores para su película.

Asimismo, en el documento se describe la forma en que Paulina Rubio le solicitó que trabajara para ella de forma exclusiva, por encima de sus otros clientes.

Pese al acuerdo verbal y que Alvarado cumplió con todo lo que le exigía Paulina, ella no le pagó por sus servicios. Es por ello que el representante artístico exige el pago de sus servicios que fluctúan entre los 30 mil y 50 mil dólares.

Además, David Alvarado pidió a la corte que sea la cantante quien pague los gastos de los abogados por esta demanda, las comidas y servicios de transporte de los que hicieron uso ella y sus dos hijos, así como los dos equipos de cómputo nuevos que se usarían para la gira.