Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

ESTOY PAGANDO EL PRECIO

Tegucigalpa – El presidente Juan Orlando Hernández, en su intervención en la instalación de la cuarta legislatura del Congreso Nacional, dijo que se niega a creer que Honduras sea un país de narcotraficantes y prometió luchar contra este flagelo hasta el último día de su gobierno.

– “Este histórico año es el último de nuestra gestión, este será el año de Honduras”, apuntó.

– Anunció que los hondureños podrán adquirir sus casas -nuevas o usadas- a una tasa del cinco por ciento a un plazo de 20 años.

Comenzó su alocución pidiendo un minuto de silencio para las víctimas por la pandemia de COVID-19, así como por los huracanes Eta y Iota.

Recordó que el 19 de enero de 2013, en medio de amenazas e incertidumbre, en ese poder del Estado que él presidía se aprobó la reforma al artículo 102 de la Constitución que permitió la extradición a Estados Unidos de ciudadanos hondureños ligados con el narcotráfico, terrorismo y lavado de activos.

“Siempre en mi carrera he puesto por sobre todas las cosas tener un mejor país, he hecho mi mayor esfuerzo por hacerlo y siempre he estado dispuesto a enfrentar los retos para tener el país  que tanto nos merecemos. Aquí los hechos hablan más que las palabras”, discursó.

Citó que asesinos confesos en su afán de bajar sus condenas y recuperar sus bienes, son capaces de vender hasta su alma. “Aquí los hechos hablan más que las palabras y claro está que honduras no es ni la sobra del país violento dominado por delincuentes, como sí lo era cuando empezamos esta lucha”, mencionó.

En su alocución de una hora y dos minutos, externó que basado en sus principios y amor por Honduras, decidió enfrentar a estos capos de la droga.

“Hoy en día considero que estoy pagando ese precio, mi familia está pagando ese precio, esas calumnias que estamos recibiendo basado en testimonios de estos narcotraficantes, a los que hemos capturado y otros que se han entregado porque sabían lo que les esperaba en mi gobierno. Ellos tienen únicamente el fin de venganza. Aquí se tocaron los intereses de muchos y se desarmó un negocio de 24 mil millones de dólares, que es lo que el Departamento de Estado de EEUU calcula que han perdido estos criminales desde que empezamos esta lucha por rescatar a Honduras”, señaló.

Hernández, pronunció alto y claro, que “si pudiera retroceder el tiempo volvería a tomar las mismas decisiones sin ninguna duda, serían exactamente las mismas porque hasta el día de hoy me niego a que Honduras sea un país de narcotraficantes, ¿Quién dijo miedo?”.

Dijo estar sorprendido en el sentido que las declaraciones de criminales y asesinos confesos, tengan la igualdad de la credibilidad que la de un gobierno que los ha enfrentado como nadie en la historia del país.

“A veces escucho historias tan ridículas, tan ingenuas que es realmente sorprendente cómo algunas personas pueden avalar estas historias fantasiosas, con guiones ingenios y absurdos y que algunos periodistas entre comillas se prestan a ese juego lanzando acusaciones de manera irresponsable”, externó.

Subrayó que la presidencia de Honduras tiene valores, dignidad y principios y “no tiene precio”.

Puntualizó que “no he sido, no soy y no seré amigo de ninguno de estos delincuentes y continuaré mi lucha hasta el último día de mi gobierno cueste lo que cueste”.

Repaso de su gestión

El presidente Hernández previamente hizo un repaso por los logros de su administración, al tiempo que mencionó el 2020 como el año más difícil de la historia del país que se enfrentó a tres emergencias seguidas.

“Los huracanes destruyeron lo que construimos juntos en los últimos años”, indicó para luego agregar que “hoy enfrentamos la peor crisis económica de la historia después de tener un crecimiento de nuestra economía”.

Llamó a la población a entender que el COVID-19 llegó para quedarse, por lo que la población debe aprender a vivir bajo esta nueva normalidad aplicando las medidas de bioseguridad.

Agradeció a todo el personal de salud, cuerpos de auxilio y socorro, pero también a los médicos de los triajes y brigadas que valientemente trabajaban casa en casa para contener la pandemia.

Resaltó la altísima reputación del sistema de vacunación de Honduras y rechazó las críticas en el sentido que no existe un plan de vacunación para la COVID-19.

El mandatario hondureño defendió que para marzo de este 2021 estará el primer lote de vacunas en el país. “Los primeros beneficiados serán los que deben ser: el personal de salud”, exclamó.

Dijo que los efectos de la pandemia y las tormentas Eta y Iota no se comparan ni juntando las catastrofes de El Fifi (1974), el Mitch (1998) y la crisis política de 2009

Valoró que se crearon tres operaciones para atender a los golpeados por los fenómenos naturales: Honduras Solidaria, Fuerza Honduras y No Están Solos, con el afán de sostener la economía de estos afectados.

Además mencionó los aportes de su gobierno a los empleados suspendidos por la pandemia, especialmente en el sector mipymes, turismo y maquila.   

Alardeó que Honduras ha manejado una tasa de letalidad más baja que los países desarrollados.

Enumeró que en su gobierno se construyeron 27 mil  viviendas bajo los programas sociales. También se edificaron 122 nuevos parques de Vida Mejor.