Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

MILES LOGRARON ENTRAR

Un grupo que podría llegar a 5 mil migrantes hondureños ingresó la noche del viernes 15 de enero a Guatemala a través de la frontera de El Florido, en su intento por llegar hasta Estados Unidos.

Durante el día hubo reportes oficiales del ingreso de grupos pequeños de migrantes, algunos de ellos retornados porque no cumplían con los requisitos para estar en Guatemala, informaron las autoridades de Migración, quienes a la vez informaron que gran parte de los extranjeros han ingresado por la frontera de Corinto, en Puerto Barrios, Izabal.

Pero durante la noche se conformó una marea de hondureños que ingresó a la frontera, a pesar de la presencia policial, en el marco del estado de Prevención en siete departamentos.

Según el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), no se sabe cuántos hondureños pudieron haber entrado de forma irregular esta noche.

Agentes policiales de Guatemala repartieron agua a los hondureños. Según la institución, se busca dialogar con ellos y hacerles conciencia sobre el riesgo de migrar de forma irregular a fin de que puedan ser retornados.

La Policía Nacional Civil de Guatemala reportó que, en el marco del estado de Prevención y la caravana migrante, hasta las 18 horas de este 15 de enero, varios caravaneros habían retornado voluntariamente.

La vicecanciller para Asuntos Consulares y Migratorios de Honduras, Nelly Jerez, dijo que los controles migratorios se han duplicado en Guatemala y México, lo que hace cada vez más difícil que puedan llegar hasta los Estados Unidos, donde también se han duplicado los cordones de seguridad.

A los peligros históricos de la ruta migratoria se suma la pandemia de covid-19, que está vigente en todos los países del mundo y, evidentemente, los riesgos de contagio a los que se expone una persona con movilizaciones masivas y al ser confinada en un albergue son muy altos, agregó.

Antes de llegar al desvío de la carretera que lleva al occidente del país, algunos de los migrantes comenzaron a subirse en camiones, vehículos particulares y autobuses para hacer el recorrido de más de 200 kilómetros entre San Pedro Sula y Ocotepeque.