Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

«NO RECIBIREMOS DÁDIVAS DEL GOBIERNO…»

La Sociedad Bíblica de Honduras (SBH) expresó, a través de un comunicado, estar en contra del bono que dará el gobierno a pastores evangélicos de la tercera edad que pasan dificultades económicas por la pandemia del covid-19.

La SBH dijo que no avala que la junta directiva de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH) haya expresado en diferentes medios de comunicación que la ayuda económica propuesta es para dignificar la labor pastoral de hermanos de la tercera edad.

Además, detallaron que el «casamiento entre la iglesia y el Estado va en contra de los principios bíblicos».

Igualmente, los miembros de la SBH manifestaron que la junta directiva de la CEH ha «comprometido moralmente» a sus miembros ante el Estados y a algunos miembros de la iglesia.

«Consideramos que bíblicamente somos exhortados a pagar nuestros impuestos, pero en ninguna manera se nos exhorta a recibir dádivas del Estado, las cuales se han demostrado históricamente se pueden comprobar que nunca han sido gratis, comprometiendo la libertad, la voz y la dignidad de la iglesia para denunciar el pecado«, señala el comunicado.

Finalmente, lamentaron las críticas que la confraternidad está recibiendo a causa de la negociación de dicho.

Bono fue ofrecido al sector religioso, no solo a los pastores

El pastor Alberto Solórzano explicó que el bono fue ofrecido a diferentes sectores del país y no solamente a los pastores.

«Sentimos ,incluso con toda la controversia que se ha levantado para aquellos que esto pudo haber significado una posibilidad y una esperanza durante dos o tres meses, ahora mismo no sé si se sentirán tan animados de poder acceder a este beneficio», explicó Solórzano.

Los pastores hondureños mayores de edad recibirían una transferencia mensual de 10 mil lempiras de parte del gobierno debido a la crisis que se vive a causa de la pandemia del covid-19.

También, incluye la creación de una cooperativa de ahorro y crédito para que los líderes religiosos puedan obtener préstamos personales e hipotecarios.