Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

«QUIZÁS SOY INMUNE…»

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha abandonado en la tarde de este lunes el hospital militar Walter Reed, donde se encontraba ingresado desde el pasado viernes después de que se conociera que se había contagiado de la COVID-19. Pese a haber recibido el alta hospitalaria, los médicos que le han tratado han advertido de que «no está fuera de peligro».

Donald Trump ha salido a pie del hospital y se ha subido en el vehículo que lo ha llevado al helicóptero presidencial Marine One, que lo ha trasladado de vuelta a la Casa Blanca. En su breve recorrido entre la puerta del centro médico y el coche, el presidente estadounidense ha saludado a los periodistas levantando el puño y el dedo pulgar, dos de sus gestos característicos. Antes de salir del centro médico, ha tuiteado: «¡Estaré muy pronto de vuelta a la campaña!».

«Sé que hay un peligro, hay un riesgo, pero eso está bien. Ahora estoy mejor, quizás soy inmune, no lo sé. Pero no dejen (que el virus) domine sus vidas, salgan, tengan cuidado», dijo Trump en un video grabado justo al llegar a la Casa Blanca y compartido en Twitter.

A su llegada a la Casa Blanca, Donald Trump ha subido las escaleras del pórtico sur de la residencia presidencial, se ha quitado la mascarilla y ha saludado la partida del Marine One. Segundos después, el presidente de los Estados Unidos ha entrado sin mascarilla al interior del edificio.

Donald Trump ha estado tres días ingresado en el hospital militar Walter Reed en medio de múltiples rumores sobre su estado de salud, después de que los médicos reconocieran que experimentó síntomas como fatiga y algo de fiebre. El presidente es de los primeros pacientes conocidos de COVID-19 a los que se ha suministrado una combinación de tratamientos potentes como el cóctel experimental de anticuerpos de la farmacéutica Regeneron que recibió el viernes; el antiviral Remdesivir y el esteroide dexametasona.

Su médico personal, Sean Conley, ha reconocido que el mandatario «no está fuera de peligro» y que se encuentra de hecho en un «terreno no explorado» por otros pacientes de COVID-19 debido al tipo de tratamiento que ha recibido. También ha asegurado que «en la Casa Blanca tendrá un personal médico prestigioso a su disposición las 24 horas del día».